USA flagUn sitio web oficial del Gobierno de los Estados Unidos

Sistemas de HVAC

Los sistemas apropiados de calefacción, ventilación y aire acondicionado (conocidos como HVAC) son claves para mantener un ambiente de trabajo cómodo, sano y productivo. En conjunto, estos sistemas corresponden a aproximadamente el 40% del total del consumo de electricidad de los edificios comerciales. Se puede lograr el rendimiento mejorado de calefacción y enfriamiento, junto con importantes ahorros de energía, aplicando medidas de eficiencia energética.

Tanto si quiere mejorar la eficiencia de sus sistemas de calefacción y enfriamiento o si está considerando actualizarse a un sistema nuevo, la información de esta página lo ayudará a tomar decisiones fundadas!

Reducción del consumo de enfriamiento y calefacción | Sistemas de calefacción y enfriamiento | Sistemas de control | Mantenimiento

Reducción de la carga del consumo de enfriamiento y calefacción

Uno de los primeros pasos que debe considerar en su instalación antes de actualizar su sistema de calefacción o enfriamiento es el de reducir su carga (es decir, cuánta calefacción y enfriamiento utiliza) Reducir la carga de su instalación permite que los sistemas existentes operen menos frecuentemente y que los nuevos sistemas se diseñen en un tamaño menor, disminuyendo así los costos operativos. Algunas estrategias comunes para reducir la carga incluyen:

Una vez que haya abordado todos estos problemas, puede aprovechar al máximo su dinero destinado a equipamiento de calefacción y enfriamiento.

Regresar al principio

 

Sistemas de calefacción y enfriamiento

Los sistemas de calefacción y enfriamiento son críticos para la mayoría de los negocios, pero también representan un componente grande de los gastos de servicios públicos de muchas instalaciones. Los sistemas de enfriamiento en particular suelen consumir mucha energía y casi siempre operan usando electricidad. Su operación generalmente coincide con períodos que están sujetos a cargos de horas pico y hora de uso.

Los sistemas de calefacción y enfriamiento han avanzado significativamente en cuando a diseño y eficiencia. Por ejemplo, los acondicionadores de aire actuales utilizan de un 30% a un 50% menos de energía para producir el mismo enfriamiento que los acondicionadores de aire de mediados de los años 1970s. Incluso si su acondicionador de aire solo tiene 10 años, usted puede ahorrar 20% en sus gastos de energía de enfriamiento reemplazándolo por un modelo más nuevo y eficiente.

Consejos para sistemas de calefacción y enfriamiento:

Para instalaciones comerciales, pida un manual N de ACCA, y para negocios desde el hogar pida un manual J, la evaluación de la calefacción de su instalación y el consumo de enfriamiento antes de comprar cualquier sistema de calefacción o enfriamiento. Si sigue estos lineamientos recibirá un sistema cuyo tamaño es apropiado para su instalación.

  • Considere implementar algún modo de reducir el consumo de calefacción y enfriamiento antes de seleccionar equipamiento.
     
  • ¡NUNCA EXAGERE CON EL TAMAÑO! Evite adquirir equipamiento innecesariamente grande. Un equipo sobredimensionado incrementa el costo de capital al momento de la instalación, y los costos operativos del equipo. Pida a su profesional de HVAC que realice un cálculo de consumo comercial manual N de Contratistas de Aire Acondicionado de América (ACCA, por sus siglas en inglés) para asegurar que el tamaño es el indicado.
     
  • Cuando seleccione un nuevo sistema de enfriamiento, haga que su profesional de HVAC le provea de una cotización y especificaciones para una unidad de eficiencia estándar y eficiencia alta, incluyendo los costos de la vida útil. Si los costos de vida útil son menores en la unidad de eficiencia alta, adquiérala.
     
  • Cuando compre acondicionadores de aire para cuartos o unidades comerciales ligeras de calefacción y enfriamiento, seleccione aquellas unidades certificadas por ENERGY STAR.
     
  • Considere sistemas de ventilación de recuperación de energía, para recuperar la energía desperdiciada por el caudal de escape de aire y utilizarla para acondicionar el aire fresco entrante.
     
  • En climas húmedos, consulte a su profesional en HVAC acerca de deshumidificación adicional. Al controlar la humedad en su instalación puede incrementar la comodidad de las personas que la ocupan y permitir que cada vez los equipamientos sean más pequeños.
     
  • Considere especificar economizadores. Estas unidades, generalmente disponibles a bajo costo incremental, hacen ingresar aire del exterior cuando la temperatura exterior es menor a la temperatura del interior.
     
  • Instale termostatos programables y utilice valores automáticos para lograr ahorros.
     
  • Como mínimo, especifique motores de primera calidad en el equipo de HVAC, y considere reguladores de la velocidad en ventiladores del condensador y evaporador de la Asociación Nacional de Fabricantes Eléctricos (NEMA, por sus siglas en inglés).
     
  • En climas secos, considere enfriadores evaporadores. Estos enfriadores utilizan la evaporación del aire para enfriar los espacios, eliminando la necesidad de compresores que gastan mucha energía.
     
  • Para instalaciones en las que se realicen procesos que generen calor, como cocinar, o tengan equipos de generación distribuida, considere la recuperación de calor como un medio para reutilizar el calor excedente, para compensar la calefacción de la instalación y los costos de enfriamiento.
     
  • Para áreas como almacenes y garajes, considere instalar calefacción radiante. La calefacción radiante calienta los objetos en lugar del aire, y requiere menos combustible. El calor radiante también es útil para calefaccionar áreas exteriores que requieren calefacción, como patios y áreas de espera.
     
  • Muchos edificios son afectados de igual modo (o aún más) por lo que sucede adentro como por las condiciones climáticas exteriores. Por eso, es importante que el equipamiento sea del tamaño adecuado y se considere usar un sistema de ventilación controlada en función de la demanda, en conjunto con economizadores que cumplan con los consumos del edificio (por ej. cocinas comerciales, centros de procesamiento de datos, etc.)

Recursos de eficiencia energética para sistemas de calefacción y enfriamiento

Regresar al principio

 

Sistemas de control

Una buena forma de mejorar la eficacia de los sistemas de calefacción y enfriamiento es incorporar estrategias de control que aseguren que los sistemas se utilizan solo cuando es necesario. Las estrategias comunes incluyen los termostatos programables certificados ENERGY STAR, las zonas múltiples y los sensores de demanda de CO2 Estas estrategias pueden ser especificadas en nuevos sistemas de calefacción y enfriamiento y retroadaptadas en sistemas viejos también.

  • Termostatos programables certificados ENERGY STAR: Estos termostatos simples y fáciles de instalar permiten hacer ajustes durante la noche o fines de semana para ahorrar su dinero. Los modelos van desde $50 a $200, dependiendo de las características deseadas, y generalmente incluyen anulaciones manuales para asegurar la comodidad de los trabajadores del turno nocturno.
     
  • Zonas múltiples: Si divide su instalación en múltiples zonas de calefacción y enfriamiento, su sistema puede proveer mayor calefacción o enfriamiento, eliminando las imprecisiones de un punto sensor central. Además, los ocupantes del edificio en distintas áreas pueden ajustar la temperatura según sus necesidades. Si su instalación tiene muchos cuartos o pisos, se recomienda tener múltiples zonas.
     
  • Sensores de demanda o de CO2: La mayoría de los sistemas de calefacción y enfriamiento expiden aire suponiendo que hay personas presentes. Sin embargo, la tecnología moderna ha superado esto mediante el diseño de sistemas que realmente pueden regular la calidad de aire de su instalación midiendo la cantidad de CO2 presente. El resultado es una operación energéticamente más eficiente y una mejor calidad de aire.

Regresar al principio

 

Mantenimiento

Así como su automóvil, los sistemas de calefacción y enfriamiento de su edificio necesitan mantenimiento para operar eficientemente. Para mejorar la eficiencia y ayudar a asegurar la confiabilidad y una larga vida útil, considere los siguientes consejos.

  • Involucre a una empresa calificada en HVAC en un contrato de mantenimiento para que realice optimizaciones periódicas. Durante estas optimizaciones, un técnico debe controlar la eficiencia de combustión, el nivel de refrigerante y la tensión de la correa, si es necesario.
     
  • Reemplace los filtros de aire regularmente. La suciedad y el polvo acumulados hacen que los ventiladores trabajen con más dificultad. Limpie o reemplace los filtros como lo recomiende el proveedor de su sistema.
     
  • Limpie las bobinas del evaporador y condensador de su bomba de calor, aire acondicionado o refrigerador. Las bobinas sucias inhiben la transferencia de calor; usted ahorra energía si las mantiene limpias.
     
  • Inspeccione tubos y cañerías para controlar hay pérdidas o aislamiento dañado. Las tuberías que tienen fugas contribuyen enormemente a la pérdida de frío en edificios. Aplique sellador para tuberías, cinta o aislación si es necesario.
     
  • Reemplace válvulas y trampas de vapor viejas. Estas pueden gastar cientos de dólares y son componentes que se adquieren a un bajo costo.

Para aprender más sobre el mantenimiento de su sistema de calefacción y enfriamiento visite la lista de verificación de calefacción y enfriamiento de ENERGY STAR e información sobre el sellado de tuberías, y “Mantenimiento preventivo = Ahorro$” de la ACCA.

Regresar al principio

 

Producido en colaboración con la Agencia Federal para el Desarrollo de la Pequeña Empresa, Business Gateway y ENERGY STAR