USA flagUn sitio web oficial del Gobierno de los Estados Unidos

Ser un líder

En los últimos años, una de las contribuciones más importantes que la psicología ha hecho al campo de los negocios ha consistido en determinar las características clave de los líderes reconocidos. Las pruebas psicológicas se han utilizado para determinar cuáles características son las más comúnmente observadas entre los líderes exitosos. Esta lista de características se puede utilizar para fines de desarrollo a fin de ayudar a los gerentes a conocer y desarrollar sus habilidades de liderazgo.

El aumento de la tasa de cambio en el entorno empresarial es un factor importante en este nuevo énfasis en el liderazgo; mientras que en el pasado se esperaba que los gerentes mantuvieran el statu quo a fin de avanzar, nuevas fuerzas en el mercado han hecho que sea necesario ampliar este enfoque estrecho. Los nuevos líderes del mañana son visionarios. Son estudiantes y maestros. No sólo prevén cambios en el paradigma en la sociedad, sino que también tienen un gran sentido de la ética y el trabajo para promover la integridad en sus organizaciones.

Raymond Cattell, un pionero en el campo de evaluación de la personalidad, desarrolló la ecuación de Potencial del liderazgo en 1954. Esta ecuación, la cual se basa en un estudio de líderes militares, hoy en día se usa para determinar los rasgos que caracterizan a un líder eficaz. Los rasgos de un líder eficaz incluyen los siguientes:

  • Estabilidad emocional: Los líderes buenos deben ser capaces de tolerar la frustración y el estrés. En general, deben estar bien ajustados y tener la madurez psicológica para hacer frente a todo lo que deben enfrentar.
     
  • Dominio: Los líderes son a menudo competitivos, decisivos y suelen disfrutar cuando superan los obstáculos. En general, son firmes en su estilo de pensamiento, así como en su actitud en tratar con los demás.
     
  • Entusiasmo: Los líderes son usualmente vistos como activos, expresivos y enérgicos. Con frecuencia, son muy optimistas y están abiertos al cambio. En general, son rápidos, están alertas y tienden a ser desinhibidos.
     
  • Escrupulosidad: Los líderes están dominados con frecuencia por un sentido del deber y tienden a ser muy exigentes. Por lo general, tienen un alto nivel de excelencia y un deseo interno de hacer lo mejor posible. También tienen una necesidad por el orden y tienden a ser muy disciplinados.
     
  • Audacia social: Los líderes tienden a ser personas que aceptan riesgos de manera espontánea. Por lo general, son socialmente agresivos e insensibles. En general, se interesan por los demás y tienden a tener una alta resistencia emocional.
     
  • Confianza en sí mismos: La confianza en sí mismos y la flexibilidad son rasgos comunes entre los líderes. Tienden a estar libres de culpa y tienen poca o ninguna necesidad de aprobación. Por lo general, no les afectan las fallas o errores previos.
     
  • Compulsión: Los líderes son controlados y muy precisos en sus interacciones sociales. En general, son muy protectores de su integridad y reputación y por lo tanto tienden a ser socialmente conscientes y cuidadosos, abundantes en previsión y tienen mucho cuidado en tomar sus decisiones o al determinar acciones específicas.
     
  • Intuición: Los cambios rápidos en el mundo de hoy, junto con la sobrecarga de información, causan una incapacidad de conocer todo. En otras palabras, el razonamiento y la lógica no le permitirán superar todas las situaciones. De hecho, cada vez más líderes están aprendiendo el valor de usar su intuición y confiar en su instinto para la toma de decisiones.
     
  • Empatía: Ser capaz de ponerse en el lugar de la otra persona es un rasgo clave de los líderes de hoy. Sin la empatía, no se puede construir la confianza; sin la confianza, nunca podrá obtener el mejor esfuerzo de sus empleados.
     
  • Carisma: Las personas suelen percibir a los líderes como más grandes que la vida misma. El carisma desempeña una gran parte de esa percepción. Los líderes que tienen carisma son capaces de suscitar emociones fuertes en sus empleados mediante la definición de una visión que los une y cautiva. Mediante el uso de esta visión, los líderes motivan a los empleados a alcanzar un objetivo futuro mediante la vinculación del objetivo con las recompensas y valores personales significativos.

Los líderes casi nunca nacen. Las circunstancias y la persistencia son los componentes importantes en el proceso de desarrollo de cualquier líder, por lo tanto, si su objetivo es el de convertirse en un líder, trabaje en el desarrollo de esas áreas de su personalidad las cuales siente que no están a la par. Por ejemplo, si tiene todos los rasgos básicos, pero no se considera mucho como una persona sensible a los demás, trate de tomar clases o leer libros sobre la empatía. En el otro extremo, si relacionarse con los demás siempre se le ha dado de manera natural, pero tiene problemas para tomar decisiones lógicas, intente aprender acerca de la tenacidad y cómo desarrollar más resistencia psicológica. Sólo recuerde, cualquier persona puede hacer cualquier cosa que se proponga.