USA flagUn sitio web oficial del Gobierno de los Estados Unidos

Refrigeración

El equipo de refrigeración de los negocios como tiendas de alimentos, tiendas de conveniencia o restaurantes generalmente representa del 25% al 60% del consumo total de electricidad. Afortunadamente, ha habido numerosos avances en la tecnología de refrigeración comercial – muchos de los cuales son rentables y proveen mejor calidad de productos.

El tipo de sistema de refrigeración que utilice estará determinado por el tipo y tamaño de su instalación y las necesidades de su negocio.

Los sistemas de refrigeración centrales consisten en espacios refrigerados conectados a un condensador remoto. Estos sistemas poseen la ventaja de emitir calor hacia afuera del espacio acondicionado, a través del condensador.

Los sistemas individuales de refrigeración, comúnmente llamados “de mercadería”, usualmente poseen la carcasa, el evaporador y el condensador en una sola unidad, similar a la de la heladera de su hogar. Estas unidades individuales se usan por lo general en instalaciones más pequeñas donde no se justifica el uso de un sistema de refrigeración central.

Existen numerosas oportunidades de eficiencia en la refrigeración. Cuando trabaje con un contratista o un proveedor de servicios, pídale que revea y especifique medidas de eficiencia adicionales, como:

  • Refrigeradores y congeladores comerciales de puertas sólidas certificados ENERGY STAR.
     
  • Habían paquetes de aislación de primera (Premium) para cámaras frigoríficas.
     
  • Motores de primera y/o reguladores de la velocidad en los ventiladores del evaporador y condensador de la Asociación Nacional de Fabricantes Eléctricos (NEMA, por sus siglas en inglés).
     
  • Condensadores demasiado grandes y sobreenfriamento del refrigerante.
     
  • Calentadores anticondensantes controlados por un higrostato, en lugar de temporizadores, para sistemas de exposición grandes.
     
  • Condensadores de evaporación.
     
  • Controles de descongelamiento, en lugar de temporizadores, que midan la acumulación de hielo y la humedad.
     
  • Sistema flotante de presión de descarga y/o bombas amplificadoras de la presión del líquido.
     
  • Iluminación fluorescente compacta T5 o T8 eficiente, con balastros electrónicos.
     
  • Gabinetes con puertas de vidrio (en vez de gabinetes de puerta abierta)
     
  • Sistemas de recuperación de calor de compresores y condensadores, para proveer agua caliente.
     
  • Cierrapuertas automáticos (con las precauciones de seguridad interiores apropiadas).

Para aprender más acerca de la eficiencia energética de la refrigeración, visite:

Consejos para el mantenimiento

  • Involucre a un contratista calificado en calefacción, enfriamiento y ventilación (HVAC, por sus siglas en inglés) en un contrato de mantenimiento para que realice optimizaciones periódicas. Durante estas optimizaciones, un técnico debe controlar la eficiencia de la combustión, el nivel del refrigerante y la tensión de la correa, si es necesario.
  • Cargue la unidad apropiadamente. Las unidades de refrigeración sobrecargadas resultan en un flujo de aire alterado, mientras que las unidades con una carga muy baja utilizan más energía de la necesaria.
  • Limpie las bobinas de enfriamiento regularmente, para asegurar un apropiado flujo de aire y transferencia de calor.
  • Cuando considere alguna modificación a algún sistema de refrigeración que involucre cambiar refrigerantes, consulte a su profesional en refrigeración

Para aprender más acerca de refrigerantes, visite EPA: Sistema fijo de aire acondicionado.

Para más información sobre refrigeradores y congeladores de puerta sólida y de vidrio, visite la página del Equipamiento Comercial de Servicio de Alimentos.

Además, la página de Equipamiento y Aparatos de Oficina posee información de refrigeradores y congeladores individuales residenciales.

Producido en colaboración con la Agencia Federal para el Desarrollo de la Pequeña Empresa, Business Gateway y ENERGY STAR