USA flagUn sitio web oficial del Gobierno de los Estados Unidos

Liquidación de activos

Si ha decidido salir del negocio y no le es posible traspasarlo, únase a otra empresa, o véndala como negocio sin cese de actividad; la liquidación de los activos podría ser la estrategia de salida más adecuada. Sin embargo, antes de terminar su contrato de arrendamiento, venda una pieza clave del equipo, o desconecte los servicios públicos, asegúrese de que tiene un plan bien pensado. Si determina que la liquidación de sus activos es el mejor curso de acción, siga estos pasos clave.

  1. Hable con su abogado y contador

La información en este sitio está destinada a proporcionar una visión general del proceso de liquidación. No es un sustituto para el asesoramiento específico para un caso que sólo su abogado y contador pueden proporcionar. 

También recuerde que va a necesitar la cooperación de sus acreedores. Una vez que haya desarrollado un plan, presénteselo a ellos y obtenga su permiso antes de actuar. Siempre y cuando sea sincero y tenga un plan bien formado, lo más probable es que lo acepten. 

Para obtener más información relacionada con la planificación de la liquidación, debe revisar la Guía de Subasta en Internet de la FTC. Este documento de la Comisión Federal de Comercio (FTC) explica cómo funcionan las subastas en Internet, y es una lectura esencial si considera tomar esta ruta de acción. Para ayudarle a encontrar un subastador profesional en su área que lleve a cabo la venta, acuda a la Asociación de Subastadores Nacionales.

2.     Examine sus activos: Hagsa un inventario; evalúe y prepare cada artículo que va a poner a la venta

Comience por la preparación de un inventario actualizado de los activos de su empresa. Trate de incluir fotografías, números de serie, y una breve descripción de la condición de cada artículo. Su inventario le ahorrará tiempo y gastos considerables a medida que se desenvuelve el proceso de venta y será invaluable si después se le pide que explique la venta a sus acreedores o al Servicio de Impuestos Internos (IRS). 

A continuación, empiece a preparar sus activos para ponerlos a la venta. No arriesgue restarle atractivo a sus artículos de comercio al conservar equipo, muebles o inventario antiguos o gastados. Su valor principal radica en su deducción de impuestos, así que, ¿por qué no donarlos a una organización de beneficencia apropiada? 

Si es necesario, lave, pinte o repare los artículos que desea vender. Asegúrese de que sus instalaciones comerciales estén ordenadas y limpias, si la venta se llevará a cabo ahí.

Sea capaz de demostrar su equipo. Tenga las garantías y la documentación de reparación disponibles para su verificación. 

No ahuyente a los compradores. Si los residuos peligrosos, como los productos químicos y las baterías usadas, se almacenan en las instalaciones de su negocio, póngase en contacto con su oficina local del Departamento de Ecología para que le den una lista de empresas que compran estos artículos. Si no se pueden vender, deshágase de ellos adecuadamente. 

Si tiene artículos alquilados con opción a compra, no los compre, simplemente regréselos. Averigüe cuánto se debe. Es probable que pueda pagar un artículo, como una carretilla elevadora, por unos cientos de dólares y venderlo por unos pocos miles. 

Si tiene artículos atractivos en consignación o con altos saldos de arrendamiento residuales, es posible que desee pedir a los propietarios que incluyan estos artículos en su venta. Se les ahorrará la molestia y el costo de traslado, y tendrá a alguien con quien compartir los costos de la venta. Sus artículos caros pueden incluso ayudarle a atraer a más compradores. Si sus instalaciones comerciales son arrendadas y tiene accesorios comerciales u otros elementos fijados a los bienes raíces, asegúrese de que valen más que el costo de la reparación de los daños causados para quitarlos. Pregúntele a su arrendador los planes que tiene para las instalaciones. El nuevo inquilino o su arrendador pueden estar interesados en la compra de sus artículos o incluirlos en su venta. 

Por último, no pase por alto sus activos intangibles. Por ejemplo, ¿su contrato de arrendamiento es asignable? ¿Hay demanda de las licencias comerciales, permisos, patentes o marcas registradas que posee? ¿Pueden ser transferidos? ¿Existe un mercado para su lista de clientes, sus derechos contractuales, o sus cuentas? Es posible que quiera consultar con su abogado o con su contador.

3.     Asegure su mercadería

Si sabe que sus clientes o sus empleados se sentirán contrariados cuando sepan que su negocio va a cerrar, considere recolectar las llaves, cambiar las cerraduras, o contratar un guardia de seguridad. No podrá recuperar nada de su inversión si los artículos en los que ha invertido ya no están.

4.     Establezca el valor de liquidación de sus activos

El valor de liquidación es la cantidad que podría recuperar en caso de una situación de venta forzosa. Generalmente esta cantidad es por lo menos un 20% menor que el valor de venta al público. Para definir el valor de liquidación de sus activos, consulte con un tasador calificado. Antes de considerar ofertas, obtenga por escrito la tasación del valor de liquidación.

Estudie la tasación antes de tomar cualquier decisión importante respecto a su venta.

5.     Asegúrese de que la venta vale la pena

Una vez que tiene la tasación del valor de liquidación, debe estimar los ingresos netos de su venta. Recuerde descontar todos los costos. Estos incluyen comisiones, gastos de publicidad, costos de fletes y de depósitos, mano de obra, descuentos de tarjetas de crédito, rentas y servicios. Debe descontar también aquellas sumas que están protegidas por gravámenes sobre sus activos, tales como rentas, impuestos impagos sobre la propiedad personal y préstamos obtenidos con garantías. 

Si el valor de liquidación calculado para su venta parece no valer la pena, consulte con su abogado. Es posible que haya otra estrategia más adecuada a su objetivo.

6.     Elija el mejor tipo de venta para su mercadería

Si la liquidación le parece correcta, el próximo paso es decidir qué tipo de venta realizar. Puede elegir entre uno o una combinación de varios de los siguientes tipos de ventas. 

Las ventas negociadas son deseables en situación de riesgo, pero no son comunes. Los compradores lógicos incluyen a sus competidores, clientes, proveedores y a su arrendador. Por ejemplo, si usted es dueño de un restaurante, su arrendador puede estar interesado en adquirir su equipamiento de manera de poder arrendar las instalaciones a un nuevo operador a una tasa mayor. 

Las ventas a consignación son apropiadas cuando el tiempo no es importante, cuando sus activos son fácilmente trasladables y cuando hay un distribuidor local especializado en el tipo de artículos que usted quiere vender. Si elige una venta a consignación, deberá llevar sus activos al distribuidor, el que los venderá y luego le pagará a usted la suma acordada. 

Las ventas por internet están creciendo rápidamente en popularidad y en importancia. Antes de decidir una venta por internet, debe familiarizarse con las normas y con sus obligaciones legales como vendedor, leyendo la guía de subastas por internet de la FTC. Puede también consultar a una empresa tradicional de subastas, ya que actualmente es posible llevar a cabo ofertas personalmente y por internet en forma simultánea. 

Las ventas mediante ofertas en pliegos cerrados son usadas en los casos en que se requiere confidencialidad. Todas las ofertas se envían en sobres cerrados, los cuales se abren al mismo tiempo en un sitio predeterminado. 

Las ventas al por menor, también conocidas como ventas por cierre del negocio, son apropiadas para artículos de consumo tales como pequeños electrodomésticos, obsequios y gadgets. También son apropiadas para la venta de calzado y de ropa, ya que la gente prefiere probarse estos artículos antes de comprarlos. 

Una venta al por menor seguida por una subasta, funciona particularmente bien para algunos negocios. Por ejemplo, si está tratando de cerrar una tienda de comestibles, puede comenzar con una venta al por menor para deshacerse de los alimentos y luego seguir con una subasta de las estanterías, heladeras, cajas registradoras, carritos y otros artículos minoritarios. 

Muchos estados regulan actualmente las ventas por cierre, para proteger a los consumidores de los minoristas inescrupulosos que alegan cerrar su negocio semana tras semana y año tras año. Si quiere realizar este tipo de venta, asegúrese de investigar las leyes en su área. Las subastas públicas son apropiadas para la mayoría de los activos de negocios. En general, su propiedad es vendida artículo por artículo al mejor postor. Puede también tomar ventajas del proceso de subastas combinadas, que puede resultar en un precio de venta considerablemente mayor. Esto funciona particularmente bien si su arrendador desea calificar a los oferentes como inquilinos. Suponga por ejemplo que usted quiere vender una lavandería. Cada lavarropa y secarropa puede ser subastado por separado, sumando luego los precios individuales. 

La subasta puede ser abierta nuevamente con todos los artículos juntos y la cantidad que se obtiene puede ser mayor que la suma de los precios por artículo. El proceso de subasta combinada también funciona en una escala más pequeña. Por ejemplo, una excavadora puede subastarse separadamente de su escarificador. Luego las ofertas pueden ser sumadas y la máquina con su implemento adjunto pueden ser ofrecidas como un paquete por una suma mínima, mayor que la suma obtenida sumando los precios individuales.

7.     Elija el mejor momento para su venta

Comience por la estación y seleccione después los mejores día y hora para realizar su venta. La estación del año es importante dependiendo del tipo de mercadería que quiera vender. Un equipo para remover nieve, por ejemplo, se venderá mejor en diciembre que en julio. 

El día de la semana y la hora, deben ser convenientes para los clientes que usted intenta atraer. Por ejemplo, serán pocos los contratistas que podrán ausentarse de sus trabajos a la mitad del día durante la semana para asistir a una venta por liquidación, pero si la programa para un sábado de mañana, ellos irán. Asimismo, las peluquerías y restaurantes están abiertos los sábados, pero cierran los lunes. Para que los dueños de estos negocios puedan asistir a su venta, debe programarla un lunes. 

Es claro que también debe tener en cuenta sus planes de comercialización. Averigüe cuándo se publican las revistas de comercio en las que usted desea publicar su anuncio y cuánto tiempo tardará en aparecer su publicación.

8.     Planifique realizar su venta en el lugar más apropiado

Esta decisión puede tener un impacto significativo en sus ingresos netos. Elija cuidadosamente, teniendo claro qué es lo que trata de vender. Mientras que los equipos de construcción, automóviles, camiones, vehículos para la nieve y cortadoras de césped pueden ser trasladados y vendidos prácticamente en cualquier lugar, otros artículos se deben vender en el sitio. Los equipos de restaurantes, por ejemplo, pueden perder hasta el 50% de su valor si son trasladados. 

Como regla general, lo mejor es realizar la venta en sus propios locales comerciales. Desde un punto de vista comercial, muchos artículos lucen mejor en los entornos en los que son usados. Algunos, como los que se encuentran en una tienda de máquinas o en un aserradero, tienen requerimientos especiales de tensión. En su local comercial, existe el cableado necesario para ellos; no ocurre lo mismo en la mayoría de los depósitos de almacenamiento. Tenga en cuenta que los posibles compradores quieren probar los equipos antes de comprarlos a menos que obtengan un descuento importante. Los costos de traslado y de depósito, reducirán su recuperación neta. 

A veces, una mala relación entre el arrendatario y el arrendador, impide que el dueño del negocio obtenga permiso para realizar la venta en el sitio. Si usted está en esta situación, no se rinda. Su subastador o su abogado pueden lograr la cooperación del arrendador. 

Por último, bajo circunstancias especiales, el mejor lugar para su venta puede que no sea aquel donde están ubicados sus activos. Esto es particularmente cierto cuando su transporte no es práctico o es imposible, como el caso de un crucero o de un albergue de montaña y cuando el interés en ellos se extienda a otras áreas del país. En estos casos podrá ganar más vendiéndolos en ausencia. Por ejemplo, una fábrica de conservas de pescado situada en una pequeña isla en las Aleutianas, podría ser vendida en Seattle mediante una presentación de video. Las ofertas pueden recibirse personalmente en Seattle, en la fábrica, por teléfono o por internet.

9.     Contrate un experto para dirigir su venta

El experto indicado, puede asegurarle el máximo retorno posible en dólares. Para seleccionar el experto indicado, analice sus activos. Luego, determine quién --un subastador, un distribuidor, un intermediario, etc.-- tiene experiencia en cada categoría de activos que quiere vender. Si no está seguro de por dónde empezar, consulte con su banquero, su abogado y sus socios comerciales para obtener sugerencias.

10.   Utilice una factura de venta sin recurso

Los profesionales que contrate, deben hacerse cargo de los trámites requeridos para transferir el título de sus activos. De todos modos le conviene chequear para asegurarse de que cada factura de venta expresa que el artículo fue vendido, de qué manera y dónde; Es probable que esté pensando en jubilarse o en comenzar un nuevo negocio. Es mejor no involucrarse en controversias prolongadas acerca de garantías implícitas de comercialización y de idoneidad.