USA flagUn sitio web oficial del Gobierno de los Estados Unidos

Capital de riesgo

Sobre el capital de riesgo
Para entender el capital de riesgo
Los inversores ángeles
Para entender el capital propio
El proceso del capital del riesgo

Sobre el capital de riesgo

El capital de riesgo es un tipo de financiamiento de capital que aborda las necesidades de financiamiento de las empresas que por motivos de tamaño, activos y etapa de desarrollo no pueden obtener capital de fuentes más tradicionales, como los mercados públicos y los bancos. Las inversiones de capital de riesgo en general se realizan en la forma de efectivo a cambio de acciones y una participación activa en la empresa en la que se invierte.

El capital de riesgo difiere de las fuentes de financiamiento tradicional en que el capital de riesgo en general:

  • Se enfoca en empresas jóvenes de alto crecimiento
  • Invierte en capital propio en lugar de hacerlo en deuda
  • Asume riesgos más altos a cambio de retornos potenciales más altos
  • Tiene un horizonte de inversión más largo que el financiamiento tradicional
  • Supervisa activamente a las empresas de la cartera mediante la participación en el Consejo, el marketing estratégico, el gobierno y la estructura de capital

El crecimiento exitoso a largo plazo para la mayoría de las empresas depende de la disponibilidad del capital propio. Los prestamistas en general requieren cierto amortiguador o garantía (aval) antes de prestarle a una pequeña empresa. La falta de capital propio limita el financiamiento de deuda disponible para las empresas. Además, el financiamiento de deuda requiere la capacidad de pagar la deuda mediante pagos de interés corrientes. Estos fondos, entonces, no están disponibles para el crecimiento de la empresa.

El capital de riesgo proporciona a las empresas un amortiguador financiero. Sin embargo, los proveedores de capital tienen el último recurso contra los activos de la empresa. En vista de esta prioridad más baja y la habitual falta de un requisito de pago corriente, los proveedores de capital exigen una tasa más alta de retorno/retorno sobre la inversión (ROI) de la que reciben los prestamistas.

Regresar al principio

Para entender el capital de riesgo

El capital de riesgo para las empresas nuevas y emergentes en general proviene de personas con alto patrimonio neto (“inversores ángel”) y firmas de capital de riesgo. Estos inversores en general proporcionan capital no garantizado por activos a las empresas privadas jóvenes, con potencial de rápido crecimiento. Este tipo de inversión conlleva de manera inherente un alto grado de riesgo. Pero el capital de riesgo es de largo plazo o “capital paciente” en cuanto a que permite a las empresas el tiempo necesario para madurar y convertirse en organizaciones rentables.

Además, el capital de riesgo es una forma más activa que pasiva de financiamiento. Estos inversores buscan agregar valor, además de capital, a las empresas en las que invierten en un esfuerzo por ayudarlas a crecer y alcanzar un mayor retorno sobre la inversión. Esto requiere una participación activa; casi todos los capitalistas de riesgo querrán, como mínimo, un lugar en la junta de directores.

Si bien los inversores están comprometidos con una empresa para el largo plazo, eso no significa indefinidamente. El objetivo principal de los inversores de capital propio es alcanzar una tasa superior de retorno a través de la disposición eventual y oportuna de las inversiones. Un buen inversor estará considerando las posibles estrategias de salida desde el momento de la primera presentación e investigación de la inversión.

Regresar al principio

Inversores Ángeles

Los “ángeles” de la empresa son personas con alto patrimonio neto que buscan obtener altos retornos a través de inversiones en empresas que recién se inician. Los inversores privados en general son una población diversa y dispersa que hicieron su fortuna mediante diversas fuentes. Pero los inversores ángeles típicos de la empresa con frecuencia antes eran empresarios o ejecutivos que cobraron una suma en efectivo y se retiraron tempranamente de empresas que ellos iniciaron e hicieron crecer hasta convertirlas en empresas exitosas.

Estos inversores autodidactas comparten muchas características comunes:

  • Buscan empresas con potencial de alto crecimiento, fuertes equipos gerenciales y sólidos planes de negocios para ayudar a los ángeles en la evaluación del valor de la empresa. (Muchas inversiones iniciales o en empresas que recién se inician pueden no tener un equipo gerencial completamente desarrollado, pero han identificado posiciones clave).
     
  • En general invierten en empresas involucradas en industrias o tecnologías con las que ellos están personalmente familiarizados.
     
  • Con frecuencia invierten en conjunto con amigos de confianza o socios de negocios. En estas situaciones, en general existe un inversor líder con influencia (“arcángel”) en cuyo criterio confía el resto del grupo de ángeles.
     
  • Debido a la experiencia empresarial, muchos ángeles invierten más que su dinero. También buscan tener una participación activa en la empresa, como de asesoramiento y mentoría del empresario. Con frecuencia asumen mayores riesgos o aceptan recompensas más bajas cuando se sienten atraídos por las características no financieras de la propuesta de un empresario.

Regresar al principio

Para entender el capital propio

El capital propio o financiamiento es el dinero recaudado a cambio de una porción de la propiedad de la empresa. La propiedad está representada por las acciones de capital directamente o por tener el derecho de convertir otros instrumentos financieros en acciones de esa empresa privada. Dos fuentes clave para el capital propio de empresas nuevas o emergentes son los inversores ángeles y las firmas de capital de riesgo.

En general los inversores ángeles y de capital de riesgo proporcionan capital no garantizado por activos a las empresas privadas jóvenes, con potencial de rápido crecimiento. Tal inversión cubre la mayoría de las industrias y es adecuada para las empresas que se encuentran en diversas etapas de desarrollo. Invertir en empresas nuevas o de inicio muy reciente conlleva de manera inherente un alto grado de riesgo. Pero el capital de riesgo es de largo plazo o “capital paciente” en cuanto a que permite a las empresas el tiempo necesario para madurar y convertirse en organizaciones rentables.

Además, los ángeles y el capital de riesgo son una forma más activa que pasiva de financiamiento. Estos inversores buscan agregar valor, además de capital, a las empresas en las que invierten en un esfuerzo por ayudarlas a crecer y alcanzar un mayor retorno sobre la inversión. Esto requiere una participación activa, y casi todos los capitalistas de riesgo querrán, como mínimo, un lugar en la junta de directores.

Si bien los inversores están comprometidos con una empresa para el largo plazo, eso no significa indefinidamente. El objetivo principal de los inversores de capital propio es alcanzar una tasa superior de retorno a través de la disposición eventual y oportuna de las inversiones. Un buen inversor estará considerando las posibles estrategias de salida desde el momento de la primera presentación e investigación de la inversión.

Regresar al principio

El proceso del capital de riesgo

Una empresa que recién se inicia o las empresas tecnológicas de alto crecimiento que buscan capital de riesgo en general puede esperar que el proceso se desarrolle de la siguiente manera:

  • Presentación de un plan de negocios. El fondo de riesgo revisa el plan de negocios de una empresa y habla con la empresa si cumple con los criterios de inversión del fondo. La mayoría de los fondos se concentran en una industria o sector, área geográfica y/o etapa de desarrollo (por ejemplo, etapa inicial/inversión semilla, temprana, para expansión y posterior).
     
  • Diligencia debida. Si el fondo de riesgo está interesado en la inversión potencial, lleva a cabo el proceso de diligencia debida sobre la pequeña empresa, que incluye estudiar en detalle el equipo gerencial, el mercado, los productos y servicios, historial operativo, documentos de gobernanza corporativa y los estados financieros de la empresa. Este paso puede incluir la elaboración de un documento de términos donde se describen los términos y condiciones bajo las cuales el fondo estaría dispuesto a realizar la inversión.
     
  • Inversión. Si cuando se finaliza la diligencia debida el fondo de riesgo continúa interesado, se realiza una inversión en la empresa a cambio de una parte de su capital propio y/o deuda. Los términos de la inversión en general se basan en el desempeño de la empresa, lo que ayuda a proporcionar beneficios a las pequeñas empresas mientras minimiza los riesgos para el fondo de riesgo.
     
  • Ejecución con el apoyo del capital de riesgo (VC). Una vez que el fondo de riesgo ha realizado la inversión, se convierte en un participante activo de la empresa. Los fondos de riesgo en general no realizan toda su inversión en una empresa de una vez, sino en “rondas”. A medida que la empresa cumple con los hitos previamente acordados, otras rondas de financiamiento son puestos a disposición, con ajustes en el precio conforme la empresa ejecuta su plan.
     
  • Salida. Mientras que los fondos de riesgo tienen horizontes de inversión más largos que las fuentes tradicionales de financiamiento, claramente esperan la “salida” de la empresa (en promedio, cuatro a seis años después de una inversión inicial), que es generalmente la manera en que ganan dinero. Las salidas en general se hacen a través de fusiones, adquisiciones ofertas públicas iniciales (IPOs). En muchos casos, los fondos de riesgo ayudarán a la empresa a salir mediante las redes empresariales y la experiencia que ellos tienen.

Regresar al principio